Fragmentos de una mujer – Crítica de la película

Basada en la obra de teatro del mismo director y la guionista de la película (Kornél Mundruczó y Kata Wéber), Fragmentos de una mujer lidia con las consecuencias de una mala decisión a la hora del parto.

120

Fragmentos de una mujer (estrenada en Venecia, después en México y parte de la selección oficial del Toronto International Film Festival) es una película sobre dolor y duelo. Sobre cómo los dolores más grandes llegan de sorpresa, sin anuncio, sin ceremonia: son un trancazo al corazón y a la razón que parecen hacer que el tiempo se detenga. Una noticia, un acontecimiento, una decisión equivocada pueden cambiar el curso de la vida.

Fragmentos de una mujer comienza como cualquier película sobre una pareja a punto de recibir a su primer hijo. Ella, una ejecutiva exitosa, él un hombre que trabaja en construcción. Ambos, una pareja tradicional con problemas, malentendidos, y momentos de unión. Sin embargo, la tragedia al centro del filme sucede –luego de un impactante planosecuencia de unos 20 minutos de duración– y la pesadilla de cualquier padre y madre primeriza se vuelve realidad.

Valdría la pena aquí resaltar y dedicarle unas palabras a la interpretación de Vanessa Kirby –ganadora de la Copa Volpi a la Mejor actriz en el Festival de Venecia–. La actriz británica se despoja de toda vanidad para darle vida a una mujer absolutamente destrozada y que después tiene que reconstruirse y continuar avanzando en un mundo que se rehusa a darle una tregua.

-Ellen Burstyn interpreta a la madre controladora de Vanessa Kriby en Fragmentos de una mujer.

Basada en la obra de teatro del mismo director y la guionista de la película (Kornél Mundruczó y Kata Wéber), Fragmentos de una mujer lidia con las consecuencias de una mala decisión a la hora del parto. Hay una demanda legal en contra de la partera, un juicio y declaraciones de los involucrados. Sin embargo, esto que en otra película podría haber sido el centro de la narrativa, aquí toma un segundo plano frente a la vida interior de Martha Weiss (Kirby), su pareja Sean (Shia LaBeouf) y la familia de ella (entre otros, interpretados por Benny Safdie, Iliza Shlesinger y Ellen Burstyn, quien como siempre parece estar dando una cátedra de actuación).

Aunque los hay, los diálogos de exposición y explosión no son necesarios para entender lo que la pareja al centro siente a cada momento.

No obstante, si la película tiene un punto débil, definitivamente ése es el personaje de Shia LaBeouf, un hombre carente de matices que sobresale demasiado en un guion lleno de sutilezas. El ímpetu que lleva la historia se diluye un poco cuando nos quedamos solos con él: aunque hace un buen trabajo, el personaje de LaBeouf no está remotamente tan bien delineado como el de ella. Él es cerrado, poco empático y agresivo (lo cual toma una dimensión diferente en medio de las acusaciones de abuso que ha recibido LaBeouf en últimos meses) pero fácilmente se recupera cuando Kirby y su familia regresan a la pantalla.

La profunda exploración personal por parte de Wéber (quien escribió la obra y la película basándose en su propia experiencia perdiendo un hijo con Mundruczó) sale a relucir en los momentos íntimos que nos permite experimentar.

Fragmentos de una mujer (que ya está disponible en Netflix) es no sólo una película sobre la pérdida, sino sobre las expectativas que tiene otra gente sobre la forma en que uno «debería» experimentar el luto. Sea una pareja, una hermana o una madre, nadie puede decirle a uno cómo debe sentirse y ése es el camino que transita Martha hacia el reencuentro consigo misma. (Crítica por: J. Ivan Morales / Cinepremiere)

Pieces of a Woman poster

Título original: Pieces of a Woman

Año: 2021

Director: Kornél Mundruczó (Jupiter’s Moon)

Actores: Vanessa Kirby, Shia LaBeouf

Fecha de estreno:07 de January de 2021 (MX)