Tips para quitar el estrés en el trabajo

507

Trabajando en la computadora, de repente se te empieza a nublarse la vista, a dolerte la cabeza y la tripa. Tienes el cuello y los hombros rígidos. Te sientes [email protected] e incluso tienes ganas de vomitar. Sí, se trata de estrés. Cuando empieces a detectar los primeros síntomas, pon en marcha este pequeño protocolo de emergencia para frenarlo.

Ver más: Sale a la luz el pack de la conductora de TV Fabiola Martinez

1. Desconexión exprés

1

Uno de los primeros síntomas de estrés es el cansancio ocular. Cuando empieces a sentir la vista cansada, incluso a ver mal, borroso, como si tuvieras algo en los ojos o incluso a sentirte fuera de la realidad, para.

Haz esto: Frota enérgicamente las palmas de las manos para calentarlas y colócalas, ahuecadas, sobre los ojos cerrados. Esto te ayudará a desconectar de lo que te rodea, a descansar tus ojos, a bajar el ritmo y a re conectar contigo. Sé consciente de la respiración. Mantente así hasta que sientas que recuperas el control. Si puedes, quítate mientras los zapatos y apoya toda la planta del pie en el suelo. Sentirás una liberación inmediata.

2. Descansa en la respiración

2

La respiración es el acto vital más importante, pero también es el puente entre el cuerpo y la mente y el mejor reflejo de tu estado físico y emocional. Durante el día a día solemos respirar de forma insuficiente, nerviosa e irregular. Respirar de forma consciente y profunda te ayudará a llevar más oxígeno de forma rápida a tus neuronas, alimentándolas y haciéndote sentir mejor.

Haz esto: Deja de hacer tus actividades, cierra los ojos y lleva la atención a tu respiración. Siento cómo el aire entra y sale por tu nariz (intenta no respirar por la boca). Cuando te enganches a algún pensamiento, vuelve a la respiración. Intenta alargar cada vez más la inhalación y la exhalación para oxigenarte y eliminar toxinas.

3. Activa tu flujo sanguíneo

3

La falta de oxigenación cerebral por una respiración insuficiente o ansiosa típica del estrés hará que te sientas mareada y no puedas concentrarte, e incluso que tu ritmo cardíaco se altere. Un efecto negativo que incrementará el hecho de pasar muchas horas sentada.

Haz esto: Como seguramente no podrás poner las piernas en alto, separa tu silla del escritorio y flexiónate hacia delante llevando la cabeza hacia abajo y las manos al suelo. Déjate caer sobre las piernas sin tensar ningún músculo hasta que sientas que el flujo sanguíneo baja hasta tu cabeza. Lleva la atención a la respiración.

4. Muévete

4

Tantas horas [email protected] en el trabajo impiden un correcto retorno venoso, tensan los músculos y te producen rigidez física y mental, impidiéndote concentrarte y llevándote a adoptar una postura incorrecta.

Haz esto: Simplemente, levántate y camina durante unos minutos. Para ir la baño, para preguntarle algo a una compañera, para tomarte una infusión o rellenar tu botella de agua.

5. Bebe agua

5

Uno de los síntomas significativos del estrés es tener la boca seca. Pero esto va mucho más allá, también afecta a tu piel, que  pierde brillo y empieza a manifestar diferentes problemas cutáneos. Todo ello provocado por una constante deshidratación.

Haz esto: Bebe mucha agua y muchos líquidos, es fundamental para que tu cerebro y tu cuerpo puedan funcionar bien. Que en tu mesa no falte una botella de agua y súmale todos los zumos naturales que puedas e infusiones. Pero ojo, evita abusar del café solo y de los refrescos y zumos envasados. Solución de emergencia. ¿Tienes una reunión o debes hablar en público y tienes la boca seca y te sientes muy ansiosa? Métete un chicle en la boca o intenta salivar. Este acto hace que tu cerebro no pueda mantener a la vez a los pensamientos obsesivos.

6. Estírate

7

El estrés provoca rigidez muscular, contracturas, pinzamientos, dolores de cuello y espalda crónicos. Y una de las formas más fáciles d combatir estos molestos síntomas es hacer el estiramiento. ¡Incluso en el trabajo!

Haz esto: En tu silla, de pie, en baño… Lleva el dorso de una mano a al espalda y con la otra lleva la cabeza hacia el lado contrario y cambia. Con ambas manos, lleva la cabeza hacia abajo. Enlaza las manos por detrás de espalda, estira los brazos y abre el pecho. Sentada, déjate caer de nuevo entre las piernas para estirar y relajar la espala. Agárrate con una mano al respaldo de la silla y gira el tronco hacia ese lado, cambia. Hay mil estiramientos que puedes hacer en el trabajo y que no sólo te ayudarán a relajar tus músculos sino a desconectar tu mente mientras los haces.

7. Pon el celular en silencio

6

Si a todo el trabajo que tienes acumulado, al barullo o el ruido que te rodea, a la angustia por todas las tareas que tienes que hacer después, le sumas el móvil, el resultado el desastroso. Si apartas constantemente la vista del ordenador para ver y contestar wpp, ver o subir fotos a Instagram, tu estrés puede multiplicarse por mil.

Haz esto: Concéntrate sólo en la tarea que estés haciendo en ese momento. Pon el móvil en silencio o guárdalo en el cajón, céntrate en  el trabajo y deja los wpp para el break del café.