Esta planta de tomate produce proteínas fluorescentes para avisar al agricultor que está en peligro o necesita agua

203
Esta variedad ha sido modificada genéticamente y ahora brilla gracias a una proteína fluorescente, pero lo hace sólo en caso de necesitar agua, de verse atacada por insectos o de no tener nutrientes suficientes.

Las plantas, a diferencia de los animales, no expresan tan bien cuándo necesitan agua, comida o si están en peligro. Y, menudo, cuando nos damos cuenta puede ser ya demasiado tarde. InnerPlant busca solucionar esto, y para ello han creado una planta modificada genéticamente para brillar en caso de que necesite algo.

La tecnología que InnerPlant ha desarrollado la han puesto en práctica primero con una planta de tomate (sí). Su variedad de tomate se llama, como no podría ser de otra manera, InnerTomato. Esta variedad ha sido modificada genéticamente y ahora brilla gracias a una proteína fluorescente, pero lo hace sólo en caso de necesitar agua, de verse atacada por insectos o de no tener nutrientes suficientes.

Normalmente los agricultores irrigan las plantas o las cubren de pesticidas cada determinado tiempo y siguiendo un horario periódico. Esto evita que se produzca una escasez de agua o pesticidas para ellas, pero también puede suponer una sobreexposición al agua o a los pesticidas. La solución de InnerPlant pasa por que la planta en sí avise de cuándo necesita algo.

Según cuenta InnerPlant, cuando sus plantas están en las primeras etapas de estrés, producen las proteínas fluorescentes para avisar de ello. Estas proteínas no se ven a simple vista, pero con una cámara especial es posible fotografiarlas y ver cómo brillan en diferentes variedades de colores. En diferentes variedades de colores porque la planta produce tres colores distintos para avisar de que le falta agua, de que hay presencia de patógenos o de que hay un déficit de nutrientes.

Actualmente la compañía dice estar probando su planta InnerTomato en campos de California. También dicen estar trabajando en una variedad de soja que pueda producir los mismos brillos fluorescentes en caso de necesitar ayuda. Ahora bien, aún no se vende en masa ni se comercializa siquiera. Porque para eso, habrá que ver primero si es rentable o no. Y para ser rentable deben conseguir un coste de producción para las semillas igual o inferior a las semillas tradicionales.

No es la primera vez que se utilizan plantas modificadas genéticamente. En ocasiones previas se han modificado genéticamente para ayudar a los investigadores a entender mejor su funcionamiento, o hasta para decorar el hogar. A veces no sale del todo como se esperaba. (Con información de Xataca).