Día del Niño en México: origen, significado y por qué se celebra el 30 de abril

61
FOTO: Ilustrativa

Desde 1924 en México cada año se celebra y conmemora el Día del Niño el 30 de abril, con la finalidad de seguir reconociendo los derechos de la infancia y crear conciencia entre la ciudadanía para proteger a los menores más desfavorecidos y siempre en el cumplimiento de su bienestar y desarrollo.

Origen del Día del Niño

Tras el deceso de muchos niños durante la Primera Guerra Mundial, la Liga de las Naciones ratificó la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños el 26 de septiembre de 1924 con el objetivo de proteger a los niños.

Un año más tarde en la Conferencia Mundial sobre el Bienestar de los Niños que se llevó a cabo en Ginebra, fue declarado oficialmente el Día Internacional del Niño el 1 de junio de 1925.

Años más tarde la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959, y por la memoria de todos los niños que fallecieron en la Primera Guerra Mundial, se instauró el 20 de noviembre en el Día Universal del Niño.

La declaración de 1959, no tenía un valor sólido sobre la protección a los derechos de la infancia, por tal motivo, durante los diez años siguientes, diversas naciones, líderes religiosos, ONG, y otras instituciones a favor de los derechos de los niños, realizaron diversas negociaciones hasta instaurar el texto final de la Convención sobre los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1989.

Origen del Día del Niño en México

Tras las diversas negociaciones entre países e instituciones y organizaciones a favor de los derechos de los niños, en México no fue la excepción. El Día del Niño se instauró el 30 de abril de 1924, ratificado por el Gobierno del expresidente Álvaro Obregón. La fecha original que el 20 de noviembre no se respetó en México debido a que ese día es el aniversario de la Revolución Mexicana.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) es la agencia de las Naciones Unidas encargada de ver por los derechos de los niños a nivel internacional, defiende, brinda ayuda humanitaria, y acompaña el desarrollo de las niñas y niños, así como sus tutores más cercanos con el objetivo de darles una mejor vida y herramientas para defenderse.