Rayados se convierte en tetracampeón de la Concacaf

505

Con gol de Nico Sánchez el Monterrey se pudo sacar la espina de la Final perdida ante Tigres y logró su cuarto título de la Liga de Campeones de Concacaf.

Rayados empató 1-1 con Tigres en la vuelta pero en el global los superó 2-1. Ambos anotaciones de Nicolás Sánchez.

La fiesta de la Final comenzó desde la llegada de ambos equipos. La afición felina se dio cita en el hotel de concentración para alentar a los jugadores.

En tanto que los hinchas de Rayados los esperaron en la inmediaciones del estadio la llegada del equipo.

Las puertas del Gigante de Acero abrieron desde temprano pues el club preparó un recibimiento especial a los equipos, que llenó de color el estadio.

El silbatazo inicial volvió a hacer estallar el coloso de Guadalupe, amos equipos mantuvieron la intensidad que en el partido de ida.

Rayados vs tigres final regiaRayados llegó con la ventaja de un gol del Estadio Universitario, por lo que salió con el mismo plantel.

En cambio, Ricardo Ferretti modificó su once inicial, con Jürgen Damm de inicio y Luis Rodríguez que ya había pagado el partido de castigo, aunque dejó en la banca de nuevo a André-Pierre Gignac.

La Pandilla fue tomando más confianza y tuvo algunas aproximaciones de peligro pero sin lograr la anotación.

Fue hasta el minuto 24 de Nicolás Sánchez marcó un gol de penal para poner el global 2-0.

Tigres entró en nerviosismo y eso se mostró en los jugadores. Carlos Salcedo por poco incrusta el balón en propia puerta en un intento de despejar el balón con la cabeza.

Rayados vs tigres final regia concacafEl descanso llegó con la ventaja para Rayados. Para el segundo tiempo Tigres tuvo más la pelota pero la zaga albiazul cerró bien los espacios.

Ya con Gignac en la cancha, los felinos se vieron más ofensivos, además Tuca sacó un defensor para integrar más gente al ataque.

En tanto que Diego Alonso jugó con línea de cinco al meter a César Montes.

Con un gol de tijera al 85’ André-Pierre Gignac igualó el marcador, aunque en el global todavía iban abajo.

La euforia de apoderó del Gigante de Acero luego del silbatazo final.