Clausura Monterrey bares clandestinos

El Ayuntamiento actuó gracias a la denuncia anónima de la población

179

El ayuntamiento de Monterrey clausuró 3 bares clandestinos durante el fin de semana y en los primeros minutos de este lunes.

De acuerdo a una ficha informativa compartida por el área de Comunicación Social las clausuras se aplicaron por violar reglamentos municipales y las disposiciones estatales de salud.

El último de los negocios clausurados fue el “María Tequila”, ubicado en la colonia Buenos Aires y el cual ya había sido sancionado previamente por no contar con permiso de venta de bebidas embriagantes.

Previamente, durante el fin de semana fueron clausurados los establecimientos denominados “El Coronel” en la zona norte, y el “Paco’s” del sector de San Jerónimo.

Derivado de la clausura de El Coronel, también fueron arrestados dos empleados por alterar el orden público y tratar de impedir las acciones de la autoridad municipal.

En los bares, además de venderse bebidas alcohólicas fuera de horario, no contar con permisos para esta venta, también se observó que “la clientela no respetaba las medidas sanitarias dispuestas por el gobierno de Nuevo León en materia de salud para evitar contagios por el COVID-19, ya que no se guardaba la sana distancia y la gran mayoría de los asistentes no portaban cubrebocas”, señaló el comunicado.

El ayuntamiento de Monterrey clausuró 3 bares clandestinos durante el fin de semana y en los primeros minutos de este lunes.

De acuerdo a una ficha informativa compartida por el área de Comunicación Social las clausuras se aplicaron por violar reglamentos municipales y las disposiciones estatales de salud.

El último de los negocios clausurados fue el “María Tequila”, ubicado en la colonia Buenos Aires y el cual ya había sido sancionado previamente por no contar con permiso de venta de bebidas embriagantes.

Previamente, durante el fin de semana fueron clausurados los establecimientos denominados “El Coronel” en la zona norte, y el “Paco’s” del sector de San Jerónimo.

Derivado de la clausura de El Coronel, también fueron arrestados dos empleados por alterar el orden público y tratar de impedir las acciones de la autoridad municipal.

En los bares, además de venderse bebidas alcohólicas fuera de horario, no contar con permisos para esta venta, también se observó que “la clientela no respetaba las medidas sanitarias dispuestas por el gobierno de Nuevo León en materia de salud para evitar contagios por el COVID-19, ya que no se guardaba la sana distancia y la gran mayoría de los asistentes no portaban cubrebocas”, señaló el comunicado.