ARM anuncia su nueva generación de GPUs Mali para móviles

34

El gaming en un móvil es tendencia y disponer de mejores gráficas mejorará las experiencias de millones de jugadores. ARM acaba de anunciar la nueva generación de GPUs Mali para smartphones.

Por un lado tenemos las GPUs Adreno de Qualcomm y por otro lado las Mali de ARM que sirven a los modelos occidentales de smartphones de Samsung como los Galaxy o los Note. Una nueva generación que llegará desde los móviles de entrada hasta los gama alta.

Mali-G710, el chip para la gama alta

Ayer mismo conocimos los 12 juegos que nos esperan desde Tencent Games, los culpables de que medio planeta esté jugando a juegos como PUBG Mobile y COD: Mobile, que a bien seguro también se beneficiarán de esta nueva generación.

Comenzamos con la gama alta y el chip Mali-G710 que viene a sustituir a la GPU Mali-G78. ARM ha dejado dicho que se puede esperar un 20% más de potencia y eficiencia energética más un 35% de machine learning comparado a la G710.

Hay que poner en valor esta subida, ya que la Mali-G78 aumentó su rendimiento en un 17%, su eficiencia en un 10% y en un 15% en machine learning comparada a su predecesora, por lo que un 20%, sobre todo en la eficiencia, es para considerarlo.

La razón para este significativo aumento se debe a que la nueva GPU usa la tercera generación de la arquitectura Valhall con mayores cores para sombreado, un motor de ejecución redefinido y un salto a los 64 FMA por reloj por núcleo o core.

También se ha cambiado por primera vez desde varias generaciones al programador de trabajos de la GPU por uno nuevo denominado como CSF (command stream front-end).

Se espera que esté disponible con smartphones que usen MediaTek y ARM mantiene que es una GPU ideal para Chromebooks. Como Samsung va a tirar por AMD para sus próximos gama alta, quedamos a la espera de nueva información.

Mali-G610, menos que la gama alta

Un chip inferior al G710 en número de cores para el sombreado. El G710 escala desde los 7 a los 16, mientras que G610 se queda de uno a seis núcleos. La gran diferencia entre los dos modelos.

Sí que se beneficiará de las mejoras del nuevo programador para la GPU, la nueva arquitectura Valhall y el salto a los 64 FMD por reloj, así que es todavía una gráfica a tomar muy en cuenta para el gaming cuando algún smartphone la lleve en sus entrañas.

Mali-G510 se queda en la media

La GPU que sustituirá a Mali-G57, presente en el gran POCO M3 Pro 5G que pasamos por el análisis, se espera que aumente el rendimiento en un 100%, ganancias del 22% en eficiencia y un 100% para el machine learning comparado a la Mali-G57.

Disponible de uno a diez cores para móviles que se valdrán de una mejora notable en fluidez y eficiencia energética.

Mali-G310 para la baja

Viene a sustituir a la GPU Mali-G31 lanzada en 2018 para beneficiarse de la nueva arquitectura Valhall presente en el modelo de menores prestaciones de ARM.

Al llevar esta nueva arquitectura y las novedades de la G710, la gama baja de ARM pegará un salto interesante en el rendimiento para doblar en potencia a la G31. Tanto la GPU Mali-G510 como la Mali-G310 contarán con AFCR (Arm Fixed Rate Compression) para reducir la pérdida de calidad visual en juegos y contenido multimedia.

Esta GPU estará sólo disponible con un core, aunque los fabricantes podrán optar hasta 5 configuraciones según el área necesitada, ya sea potencia, área o eficiencia.

Esta serie de nuevas gráficas o GPU de ARM suelen ser vistas por primera vez en los móviles que lanza Huawei en septiembre u octubre. A MediaTek llegaría en 2022, mientras que Samsung al quedarse con AMD para sus próximos gama alta se quedaría con ARM para sus gama de entrada o media.